LO QUE CREEMOS
EN VERDAD Y LIBERTAD

MISIÓN
Formar verdaderos discípulos de Jesucristo, entrenados en la Palabra correcta, que usen sus capacidades para el crecimiento de la iglesia.

VISIÓN
Ser una iglesia dinámica con crecimiento continuo y sostenible, que alcance a la nueva generación.

Las Escrituras

La Biblia es la Palabra inspirada de Dios. La aceptamos como la verdad absoluta en todo y creemos que se aplica a todo lo relacionado con nuestra conducta, decisiones y valores. Todas nuestras enseñanzas están basadas en ella.
(2 Timoteo 3:16; 1 Tesalonicenses 2:13; 2 Pedro 1:21)

La Trinidad

Creemos que Dios es uno: Padre, Hijo y Espíritu Santo, los tres en perfecta unidad y compartiendo la misma naturaleza divina. (Filipenses 2:6; Juan 1:1,14; 15:26)

La humanidad: su pecado y salvación

El ser humano fue creado por Dios a su imagen y semejanza. Sin embargo, éste se rebeló contra Dios y, mediante su pecado, se separó de Él. (Romanos 3:10; 23). En respuesta a esto, Jesucristo, el Hijo de Dios, dio su vida, derramando su sangre en una cruz, para rescatar y restaurar a los que se habían perdido. Esta salvación debe ser recibida, de forma voluntaria, por gracia, mediante la fe. (Efesios 2:8-10)

La vida eterna y el nuevo nacimiento

Todos los hombres necesitan nacer de nuevo, recibiendo a Jesús. Aceptarlo a Él nos da la vida eterna.
(Juan 3:3-5; Romanos 10:8-10; 1 Juan 5:12; 2 Corintios 5:17)

El bautismo en agua

Es un acto simbólico que nos identifica con Cristo en su muerte, sepultura y resurrección. Mediante esto, demostramos externamente nuestra fe interna, al sumergirnos en agua. Realizamos esto en obediencia a Cristo.
(Mateo 28:19; Romanos 6:4; Colosenses 2:12; Hechos 8:36-39)

El bautismo en el Espíritu Santo

Es una promesa de Dios a todos los creyentes, por medio de Jesucristo, y se recibe después del nuevo nacimiento. Esta experiencia es acompañada por el acto de hablar en otras lenguas, inspirados por el Espíritu Santo.
(Mateo 3:11; Juan 7:38; Hechos 2:4, 38-39; 19:1-7)

La santificación

Proceso que nos transforma para parecernos más a Jesucristo. Se da mediante un cambio en nuestra forma de pensar, hábitos y carácter. (Hechos 12:14; 1 Tesalonicenses 4:17; 5:23; 2 Pedro 3:18; Filipenses 3:12-14; 1 Corintios 1:30)

La sanidad Divina

La sanidad es para toda enfermedad física. Es efectuada por el poder de Dios y se recibe mediante la fe.
(Marcos 16:18; Santiago. 5:14-15; 1 Pedro 2:24; Mateo 8:17; Isaías 53:4-5)

El arrebatamiento de la Iglesia, la segunda venida de Cristo y eventos del fin

Jesús prometió que vendría por su Iglesia (Hechos 1:11). Cuando esto suceda, el Espíritu Santo en nosotros transformará nuestros cuerpos naturales en cuerpos gloriosos (1 Tesalonicenses 4:16-17; 1 Corintios 15:51-55). Después de esto, y en tiempos de tribulación, Jesús regresará para instaurar su reino en la tierra por mil años (Apocalipsis 20:6), y, posteriormente, un reino eterno en una nueva tierra. (Apocalipsis 22:3,5)

El infierno y el castigo eterno en el lago de fuego

Jesús habló del infierno como un lugar real. Todo el que no acepte al Salvador se perderá eternamente.
(Hebreos 9:27; Apocalipsis 19:20)